Desde 1884 las joyas Bulgari han sido insignia de la excelencia italiana con su extraordinaria calidad y distinguido estilo, caracterizado por un equilibrio entre clasicismo y modernidad. El sentido del volumen, el amor por la linealidad, junto al refinamiento de los motivos que recuerdan el arte y la arquitectura de sus raíces griegas y romanas, son rasgos icónicos de las creaciones Bulgari.

La Casa también representa la valiente innovación en el diseño y una búsqueda constante de nuevas formas de expresar su propia creatividad y su única e inimitable percepción del lujo.
Debajo de su preciosa forma, construida a la perfección, cada reloj que lleva la firma Bulgari exige un significativo número de operaciones que se realizan a lo largo de varios meses o incluso de años, como en el caso de las Grandes Complicaciones, en sus talleres ubicados en Suiza.