En 1860, Louis-Ulysse Chopard fundó en la comuna suiza de Sonvilier una manufactura para la fabricación de relojes de precisión. Actualmente, los avanzados movimientos de manufactura llevan sus iniciales L.U.C. y cuentan con el sello de Qualité Fleurier, que garantiza la maxima precisión en la fabricación de relojes.
Los xtraordinarios relojes de Chopard contribuyeron a forjar la reputación de fiabilidad y calidad de los productos fabricados en Suiza.
Chopard es una de las pocas empresas familiares que quedan en el sector de la joyería y relojería. Desde la década del ’80 Caroline y Farl-Friedrich Schaufele forman parte activa de la firma.